Procedimiento Monitorio

El monitorio es un procedimiento para reclamación de deuda. La ventaja que tiene este procedimiento, es que si presentada la reclamación ante el Juzgado, el deudor no se opone a la misma, se pasará a la ejecución (embargos de bienes) de manera casi automática.

Requisitos para solicitar el Monitorio

La deuda dineraria, debe ser:

a)      Líquida: Se puede expresar numéricamente o contiene los elementos necesarios para obtener la cantidad mediante una sencilla operación aritmética.

b)      Determinada: Se sabe con precisión el montante o cuantía de la deuda.

c)      Vencida: Cuando se ha superado el plazo para su pago y este no se ha producido.

d)      Exigible: Que el deudor esté obligado a su pago.

e)      Cualquier Cuantía: Ya no es necesario que la deuda sea inferior a una suma determinada.

Procedimiento monitorio

Documentación necesaria para presentar el procedimiento monitorio.

Además, de la solicitud inicial (demanda), deben aportarse aquellos documentos en los que se demuestre la existencia de la deuda. Pudiendo aportarse cualquier documento firmado por el deudor o con su sello, o con cualquier otra señal, física o electrónica: facturas, albaranes de entrega, certificaciones, correos electrónicos, telegramas, telefax o cualquier otro documento que, aún unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.

Puede aportarse también documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.

También puede presentarse para la reclamaciones de rentas impagadas del alquiler.

¿Dónde se presenta la demanda?

El Juzgado competente será siempre el del domicilio o residencia del deudor. Si no fuera conocido, donde pudiera ser hallado.

En los casos de Reclamación por gastos de Comunidad de Propietarios, podrá elegirse también el Juzgado del lugar donde se encuentre la finca.

No está permitida la Sumisión Expresa a otros fueros competenciales.

Presentada la solicitud inicial, el Secretario Judicial procede a su examen y admisión. Si considera que concurren circunstancias para su inadmisión, dará cuenta al Juez a fin de que adopte la decisión que corresponda.

¿Qué puede hacer el deudor demandado monitorio?

Una vez admitida la solicitud, el Juzgado le requerirá para que en plazo de 20 días hábiles (sin contar festivos y fines de semana) realice alguna de las posturas previstas en la Ley:

  1. Pago de la deuda de forma Voluntaria en dicho plazo: Bien directamente al acreedor o en la cuenta de consignación del Juzgado. Tras verificarse el pago, se archivará el asunto, salvo que se trate de gastos de Comunidad de propietarios, en cuyo caso podrá solicitar la tasación de costas si han intervenido abogado y procurador.
  1. Dejar transcurrir el plazo sin pagar ni oponerse: se pondrá fin al procedimiento mediante un decreto del Secretario Judicial en el que fijará la cantidad que se puede reclamar en el posterior proceso de ejecución. Debe instarse por escrito el inicio del proceso de ejecución forzosa para embargar bienes del deudor con los que satisfacer la deuda.
  1. Oponerse a la reclamación: Expresando por escrito las razones por los que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la deuda reclamada.

En la actualidad, en el escrito de oposición deben hacerse de forma “fundada y motivada” las alegaciones por las que no se deba la totalidad o parte de la deuda. Es decir el deudor puede oponerse sin más o con causas vagas o indeterminadas.

La oposición supone la inmediata finalización del procedimiento monitorio, continuando por los trámites del procedimiento declarativo que corresponda por razón de la cuantía.

Esto implica:

            1)      Si la cuantía es inferior a 6.000 €, se inicia juicio verbal: Se citará a las partes a una vista ante el Juez para practicar las pruebas que se propongan en ese acto, dictándose sentencia.

            2) Si la cuantía es superior a 6.000 €: El demandante presentará en un mes una demanda con los requisitos exigidos para el juicio ordinario. Es obligatoria la intervención de abogado y procurador, siguiéndose los trámites del procedimiento hasta que se dicte la sentencia.

Intereses por demora

Desde que se dicte el auto despachando la ejecución se devengarán los intereses previstos en el artículo 576 de la LEC, es decir, un interés anual igual al del interés legal del dinero incrementado en dos puntos o el que corresponda por pacto de las partes o disposición especial de la ley.

Costas

En caso de oposición, que derive en un declarativo (verbal o juicio ordinario), nos encontraremos con que en caso de pronunciamiento de costas en el declarativo, no podrá incluir partida alguna devengada del monitorio al ser dos procedimientos distintos.

 Ahora bien, si no se opone el deudor al requerimiento, se dictará Decreto y constituirá titulo ejecutivo para su posterior ejecución, y si paga la deuda de forma inmediata, se archiva el monitorio y se evita la ejecución de sus bienes.

 Sólo hay una excepción cuando se trata de de dudas de una comunidad de propietarios (Ley de Propiedad Horizontal). En este caso, las costas se imponen a los deudores, tanto si no comparece, como si atiende el requerimiento de pago.

Tasas judiciales

Tras la nueva regulación de las Tasas Judiciales, para la petición inicial del juicio monitorio está exenta de pago la reclamación de deuda:

  • Inferior a 2.000€, sin importar quién lo reclame.
  • La reclamación de deuda efectuada por personas físicas, es decir, particulares.
  • las Comunidades de Propietarios.

 A partir de deuda superior a 2.000 €, las personas jurídicas (empresas y sociedades), tendrán que abonar previamente Tasas Judiciales.

 El importe se determina por la suma de dos conceptos:

–  Una cantidad fija de 100 €

– Una cantidad variable, en función de la cuantía reclamada.

¿Tienes alguna duda?
Escríbenos y te contestaremos encantados

    Imagen de Emilian Robert Vicol en Pixabay