Hipoteca después del divorcio o de la ruptura de pareja: ¿Quién paga?

La hipoteca que grava la vivienda familiar es uno de los gastos principales de las familias, ya que la vivienda es una de las necesidades básicas de una familia. Por eso, gran cantidad de parejas optan por comprar una vivienda, suscribiendo para ello una hipoteca.

 Pero ¿qué pasa cuando se rompe la relación, matrimonial o de pareja? ¿quién tiene que pagar la hipoteca después del divorcio?

Una de las medidas habituales que se establecen en la Sentencia de Divorcio es la relativa al uso de la que ha sido vivienda familiar.

Surge entonces la duda de si debe pagar la hipoteca después del divorcio el que se queda en la vivienda o si tienen que seguir pagándolo ambos, en cuanto los dos firmaron esa hipoteca.

En este caso, vamos a tratar los supuestos en los que a pesar de la separación, siguen siendo propietarios de la vivienda y obligados hipotecarios, porque acuerdan no proceder al reparto de los bienes y cargas. Por eso, si no es su caso, puede terminar este artículo y echarle un vistazo después a los artículos de la liquidación de la sociedad ganancial o a la extinción del condominio (según su caso), relativos a los supuestos en los que sí se acuerda ese reparto.

La respuesta la ha dado el Tribunal Supremo, estableciendo doctrina al respecto, en el sentido de que la obligación será de pago al 50% de ambos propietarios.

La justificación es que si la vivienda se compró una vez casados y bajo el régimen ganancial, la vivienda y la hipoteca forman parte de la sociedad ganancial, teniendo cada uno de ellos una cuota ideal del 50% de la misma.

Parece lógico que si ambos han suscrito la hipoteca al 50% al ser ganancial, deberán seguir contribuyendo al 50% una vez que se acuerde el divorcio.

Y lo mismo vale para situaciones de pareja sin matrimonio. Ya que también han suscrito ambos el préstamo hipotecario al 50% (generalmente).

En caso de que no realice los pagos, el otro podrá realizarlos y reclamar posteriormente la devolución.

La Sentencia de 28 de marzo de 2011, establece como Doctrina dicha premisa:

 «Se formula la doctrina de acuerdo con la cual el pago de las cuotas correspondientes a la hipoteca contratada por ambos cónyuges para la adquisición de la propiedad del inmueble destinado a vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y como tal, queda incluida en el art. 1362, 2º CC y no constituye carga del matrimonio a los efectos de lo dispuesto en los arts. 90 y 91 CC».

 Y lo fundamenta en los siguientes argumentos:

 “… Por tanto, el pago de las cuotas hipotecarias afecta al aspecto patrimonial de las relaciones entre cónyuges, porque si el bien destinado a vivienda se ha adquirido vigente la sociedad de gananciales, debe aplicarse lo establecido en el art. 1347.3 CC, que declara la ganancialidad de los «bienes adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos», por lo que será de cargo de la sociedad, según dispone el Art. 1362. 2 CC, «la adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes».

Se trata de una deuda de la sociedad de gananciales, porque se ha contraído por ambos cónyuges en su beneficio, ya que el bien adquirido y financiado con la hipoteca tendrá la naturaleza de bien ganancial y corresponderá a ambos cónyuges por mitad».

 En varias Sentencias, la Sala Primera del Tribunal Supremo (5 de noviembre de 2008 ; 28 de marzo de 2011 ; 26 de noviembre de 2012 ; 20 de marzo de 2013 ; 30 de abril de 2013 ; etc ),  concluye que el pago de la hipoteca después del divorcio contratada por ambos cónyuges para comprar la vivienda familiar deberá ser pagada a partes iguales en caso de divorcio, siempre que no se haya procedido a la liquidación de la sociedad de gananciales.

¿Tienes alguna duda?
Escríbenos y te contestaremos encantados

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies