Extinción de Condominio o división de cosa común

En algunas ocasiones, somos copropietarios de una vivienda o de otros bienes con nuestra pareja, familiares o amigos.

O también cuando heredamos alguna vivienda junto con nuestros hermanos o/y otras personas, familiares o no.

Pero, ¿qué ocurre cuando alguien ya no quiere seguir siendo parte de esa comunidad?

En ese caso, las partes pueden ponerse de acuerdo para poner a la venta el bien o que se lo adjudique uno sólo o varios de los cotitulares, compensando a los que dejan la copropiedad en la parte que le/s corresponda.

Un ejemplo bastante habitual es el de una pareja que rompe su relación y uno de ellos se quiere quedar con la vivienda, para ello compensará a la otra parte con dinero, por la parte que le correspondía. Si ambos eran dueños al 50% cada uno y la vivienda se valora en 100.000 €, el adquirente deberá entregarle al otro 50.000 € a cambio de su 50%.

Pero cuando los dueños, por los motivos que sean, no quieren o no pueden llegar a acuerdos de extinción del condominio o de venta a terceros, deberán acudir a la vía judicial.

La regulación legal viene fijada en los artículos 400 a 406 del Código Civil. Y cuando se trate de un inmueble (vivienda), es importante tener en cuenta el artículo 1.062 del Código Civil, que establece que

«Cuando una cosa sea indivisible o desmerezca mucho por su división, podrá adjudicarse a uno, a calidad de abonar a los otros el exceso en dinero«.

En la extinción, una parte cede a la otra, a cambio de una contraprestación (habitualmente monetaria) su porcentaje de propiedad. Si bien, hay ocasiones en que si la vivienda está hipotecada, esa compensación se lleva a cabo mediante la asunción de la carga hipotecaria pendiente, descontando esa cantidad de la acordada como compensación.

En este artículo, AVF Abogados expertos en Extinción de Condominio en Madrid, Guindalera, le explicamos qué se debe hacer y la repercusión fiscal que dicha operación tiene.

Formas de llevar a cabo la extinción del Condominio o División de cosa común

División de Cosa Común con acuerdo entre los copropietarios

– Cuándo deciden vender a terceros, bastará con ponerlo a la venta por medio de los medios que consideren oportunos: encargo a agencia inmobiliaria, anuncios, etc.

– En un procedimiento de separación o divorcio puede realizarse incluyéndolo en el Convenio Regulador. Cuando se dicte la Sentencia que lo apruebe y se firme, servirá el Testimonio como medio suficiente para inscribirlo en el Registro de la Propiedad. Es decir, que no será necesario realizar una nueva Escritura Notarial.

– Si, por el contrario, deciden que se lo quede alguno/s de los copropietarios, deberá instrumentalizarse en un documento privado o bien realizarse en Escritura pública otorgada por un Notario cuando se trate de un inmueble (requisito necesario para poder inscribir la nueva titularidad en el Registro de la Propiedad).

Extinción del condominio sin acuerdo.

En este caso, cuando uno de los dueños no quiera extinguir la copropiedad, la otra parte puede presentar un procedimiento de división de cosa común, por el que se proceda a la disolución de la comunidad de bienes, que se adjudique a cualquiera de las partes y, en caso de no poder realizarse esa adjudicación a ninguna de las partes, se proceda a la venta de dicho inmueble mediante subasta judicial.

Cuando se lleve a cabo la venta, se realizará el reparto del precio obtenido entre los comuneros en proporción a sus participaciones, debiendo previamente deducirse los gastos que por tal motivo se originen, y el pago de la cantidad pendiente de la hipoteca que, en su caso, existiese.

Desde el 2015, con la Ley 42/2015, se introdujo la posibilidad de que en procedimientos de divorcio contencioso, se pudiera solicitar la acción de división de la cosa común sobre el domicilio familiar, acumulándose las dos acciones en un sólo procedimiento. Para ello, se añadió un apartado 4º al artículo 437 LEC:

«4. En los procedimientos de separación, divorcio o nulidad y en los que tengan por objeto obtener la eficacia civil de las resoluciones o decisiones eclesiásticas, cualquiera de los cónyuges podrá ejercer simultáneamente la acción de división de la cosa común respecto de los bienes que tengan en comunidad ordinaria indivisa. Si hubiere diversos bienes en régimen de comunidad ordinaria indivisa y uno de los cónyuges lo solicitare el tribunal puede considerarlos en conjunto a los efectos de formar lotes o adjudicarlos«.

Pero sólo se podrá realizar en aquellos casos en que la vivienda no pertenezca a la sociedad ganancial, ya que en dicho caso, deberá solicitarse la liquidación de gananciales.

El Juzgado que corresponde es el de la localidad (o partido judicial) en el que se encuentre la vivienda. Será necesario abogado y procurador.

Conviene que, previamente a la interposición de la demanda se intente llegar a un acuerdo, con una proposición remitida mediante burofax. De esta forma, podrá alegarse mala fe por impedir la venta y así poder reclamar la Condena en Costas.

En la demanda deberá acreditarse la titularidad, exponer la voluntad de extinguir el condominio, valoración del inmueble y el intento previo de acuerdo.

En caso de no llegar a un acuerdo por el cual se adjudica uno de los copropietarios el bien con la obligación de compensar a la otra parte, se procederá a la venta mediante subasta judicial con participación de terceros.

Por árbitros o amigables componedores

Es esta una vía intermedia entre las dos anteriores. En este caso, serán nombrados por los partícipes.

¿Qué Impuestos hay que pagar cuando se realiza la extinción del condominio?

Impuestos extinción condominio

Extinción entre comuneros o copropietarios:

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados: Que girará sobre el Valor del piso que conste en la escritura de Extinción del condominio.

En la actualidad, es un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas y cada una establece el tipo, variando entre un 0,5% y un 1%.

El obligado al pago es el adquirente de la participación transmitida.

No se tributa por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (6% o 7%), puesto que se entiende que no hay una transmisión patrimonial, como sí sucede en la compraventa a terceros.

Impuesto de Plusvalía Municipal: No se aplica cuota tributaria a la parte transmitente, por lo que no se paga por la Plusvalía Municipal o Impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU).

La razón es que al no considerarse transmisión patrimonial, no se ha producido el hecho imponible previsto en el impuesto. Su tributación queda aplazada a la siguiente transmisión, teniéndose en cuenta en ese momento a todos los efectos la fecha de adquisición original, y sin considerar la extinción de condominio realizada.

IRPF: Tampoco en este caso se produce un incremento o disminución del patrimonio que haya que declarar en Renta.

La Ley del IRPF establece que no existe alteración en la composición del patrimonio en los supuestos de división de la cosa común o en la disolución de comunidades de bienes.

Extinción mediante venta a terceros:

Deberá tributarse por el impuesto de Plusvalía. El resto de impuestos será a cargo del comprador.

Una situación especial se produce cuando la vivienda está gravada con hipoteca. ¿Cómo se hace la división de cosa común con una hipoteca?  Debe tenerse en cuenta que los acuerdos de los propietarios no son obligatorios para el Banco.

Con carácter previo, tendrá que realizarse una labora previa de averiguación con la entidad bancaria para asegurarse de que autorizarán la Novación hipotecaria.

Le recomendamos que vea nuestro artículo hipoteca y extinción de condominio

¿Tienes alguna duda?
Escríbenos y te contestaremos encantados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies